2011 julio | Alfredo Kraus

Emotivo concierto en recuerdo de Juan Manuel Menéndez (Lolo)

Creado el 5 julio 2011 dentro de Novedades, Otras Actividades

El problema técnico que hubo con el pase de diapositivas que encabeza esta crónica y que iniciaba el acto, fue el único fallo de la velada celebrada el 30 de Junio en la Sala de Cámara del Auditorio Principe Felipe de Oviedo en memoria del que fue nuestro tesorero Juan Manuel Menéndez. Veintidós artistas y un coro participaron en el evento, que dio comienzo a las ocho de la tarde y duró hasta pasadas las diez de la noche, y que contó con una asistencia cercana a las 400 personas. El concierto, de una calidad artística incuestionable,  transcurrió en medio de una intensa y contenida emoción que se desbordó al final, con el público puesto en pie en medio una atronadora salva de aplausos mientras José Manuel Ovín y Carlos Glez. Abeledo, principales organizadores del acto, entregaban sendos ramos de flores a Aurora Alba y Nuria Menéndez, esposa e hija respectivamente del homenajeado. La subida al escenario de ambas, acompañadas de alguno de los presentes y de parte de los artistas para cantar el “Ave Maria do Morro”, canción obligada en todas las reuniones gastronómico-musicales del grupo de amigos de Lolo y Aurora, supuso el momento de máxima emoción de la noche y cerró el acto de manera muy adecuada ante el agrado del público, compuesto en su mayoría por amigos y compañeros de Lolo.

La velada se inició con unas sentidas palabras de José Ovín en recuerdo de Lolo, tras las que intervino el Coro San Ignacio, que dirige el propio Ovín y del que Lolo era también componente. A continuación tomó la palabra Carlos G. Abeledo, que tuvo un recuerdo para el pianista Manuel Burgueras, el cual no pudo acudir al acto debido  a un inoportuno accidente que le ocasionó la rotura de un dedo de la mano, y también palabras de agradecimiento para su sustituto el pianista Mario Alvarez Blanco, maestro repetidor de la Tempoarada de Ópera de Oviedo. Nuestro Presidente fue presentando al resto de artistas que conformaban el programa, explicando con brevedad y evidente afecto para todos el porqué de la participación de cada uno de ellos en el concierto. Así tuvimos la oportunidad de ver y oir al tenor poleso Juan Noval Moro, a la mezzosoprano Elena Pérez-Herrero -mediante una grabación videográfica, pues la emoción le impedía cantar en directo-, al también tenor Aurelio Gabaldón, a Juan Pedro Romero y Florentino Fernández (óboe y piano respectivamente), a la soprano Beatriz Díaz, que a duras penas pudo contener las lágrimas, y al bajo menorquín Simón Orfila, que cerró brillantemente la primera parte, dedicada a la lírica y a la música clásica. Tras el descanso intervinieron Eduardo Martínez y Pepe “el Molín” -compañeros de Lolo cantando la Misa de Gaita durante muchos años- acompañados del gaitero de Salas Jaime Menéndez, el veterano campeón de la tonada asturiana José Manuel Collado, Luisma Cimadevilla, Jesús Arévalo, Juan Coloma, Víctor Luque, y por último Luque nuevamente, Pablo Álvarez y el cuarteto vocal “La Hucha” -formado por Gabriel Rayón, José Luis Díaz, Luisma Cimadevilla y Luis Alvarez- completando la nómina de intérpretes.

En lo artístico imposible destacar a ninguno de ellos, pues los profesionales justificaron con creces el “status” del que disfrutan, y los aficionados estuvieron a la altura de los profesionales. En lo personal, tanto la familia de Lolo como todos los implicados en la organización, agradecieron el gesto de verdadera amistad que demostraron acudiendo a la cita. A destacar especialmente el comportamiento de Simón Orfila, que el día anterior había intervenido en el Teatro de la Zarzuela de Madrid en un concierto benéfico cuya cena posterior terminó de madrugada, y que a pesar de ello no quiso perderse el homenaje, viajando en el día de la capital de España a Oviedo.

En el video que cierra esta pequeña crónica se puede ver un resumen del concierto.