Crónica del viaje a La Coruña del 24 al 26 de septiembre de 2010

Crónica del viaje a La Coruña del 24 al 26 de septiembre de 2010

Veintitrés socios salimos en autobús desde Oviedo, Gijón y Avilés en dirección a La Coruña, el viernes 24 de septiembre, con el fin de ver en el Palacio de la Ópera el conocido título de Donizetti “La Fille du Regiment”, que protagonizaban Patrizia Ciofi y nuestro admirado Celso Albelo. Tras una breve parada en Casa Consuelo (Otur), y otra en una estación de servicio ya cerca de nuestro destino, llegamos sin problemas al Hotel Riazor en la bella capital coruñesa.

Tras la toma de posesión de las habitaciones y demás, un grupo de viajeros nos acercamos a la “Pulpería de Melide” donde habíamos encargado mesa. Una sencilla y sabrosa comida a base naturalmente de pulpo a la gallega y vino de Ribeiro, y las atenciones del personal de la casa, nos dejaron en inmejorables condiciones para, tras el merecido reposo, acercarnos al Palacio y saludar a Celso Albelo, en los camerinos, poco antes de la función. De lo que dio de sí la ópera nos ilustra la crítica aparecida en La Nueva España pocos días después, a la que nos remitimos.

Al día siguiente teníamos apalabrada una comida con Celso, su mujer Virginia Wagner, y sus padres, que acompañaban al tenor en esta ocasión. El sitio, el restaurante “Yéboles”, viejo conocido nuestro, que regenta con profesionalidad y sabiduría Julio Acevedo. La comida fue muy agradable y Celso, a los postres y tras unas palabras de nuestro presidente, nos obsequió con una Jota rematada con un Re bemol que nos dejó “patidifusos”. Tras las despedidas de rigor el grupo se dispersó y cada uno ocupó la tarde y noche según sus apetencias.

El domingo salimos pronto de La Coruña, pues teníamos programada a las 13:30 una visita en Luarca al Aula de Mar. Llegamos puntualmente y su director, Luis Laria, nos atendió con erudición y amabilidad, informándonos de muchas cosas relacionadas con las especies marinas, y por supuesto con los calamares gigantes, que son la principal atracción del museo. Poco nos podíamos imaginar que mas o menos un mes mas tarde un fuerte temporal propició que la fuerza de las aguas casi arrasara el edificio, causándole serios daños, y haciendo necesaria una costosa reparación.

Tras la comida que hicimos repartidos por varios de los restaurantes de la Villa Blanca de la Costa Verde, como se conoce a Luarca, nos volvimos al autocar y sin mayores novedades este nos dejó en los distintos puntos de destino.

Cerrar menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies